Todo lo que necesitas saber para usar zapatos

Tener un buen par de zapatos es clave. Siempre que miro a alguien en la calle, observo primero sus ojos, luego sus manos y en tercer lugar… ¡sus zapatos! Estoy segura de que la mayoría de las personas se fijan en las demás siguiendo este mismo orden. Así que cuide mucho lo que te pones en sus pies. Un par de zapatos finos logran que una pinta de poco presupuesto no lo parezca. Un jean con una camiseta blanca de manga larga, un cinturón y zapatos de tacón, nos hacen ver chic. Y es una delicia mirar de vez en cuando los hermosos zapatos que tenemos puestos. Insisto: al igual que las prendas básicas, los zapatos deben ser de muy buena calidad. No solo porque se notan a simple vista, sino por algo más importante: nuestros pies soportan todo el peso y actividad diaria del cuerpo y merecen zapatos que sean un verdadero guante.

Además duran mucho más, y eso también es bueno para el bolsillo. Los zapatos de mala calidad sacan callos y juanetes, aprietan, hacen sudar los pies y nos cansan rápidamente, ¿quién disfruta eso? Cuando empecé a trabajar buscaba precios económicos en zapatos. Mi bolsillo no podía con más. Pero aprendí que vale la pena invertir en calzado fino, no necesariamente el más costoso. Mi recomendación: ahorre para comprar unos muy buenos zapatos clásicos: consienten nuestros pies, duran años, no pasan de moda y siempre nos vemos elegantes y glamurosas. Tener un buen par de zapatos es clave.

Así mismo, las tendencias en calzado también cumplen ciclos, así que invertir mucho dinero a unos zapatos que pronto pasarán de moda puede causar remordimientos. El material El cuero es mi preferido. Es fácil de cuidar y se adapta a la anatomía de los pies, protegiéndolos. Basta fijarse cómo, a medida que se usan, unos zapatos de cuero fino permiten largas caminatas y evitan los pies adoloridos o ampollados. Los tacones Me declaro su fanática. A pesar de ser alta (1.75), siempre quiero lucir unos zapatos puntilla o stilettos. Me siento sexy, femenina y elegante. Los recomiendo, porque además hacen ver las piernas más largas. ¡Son nuestros aliados indiscutibles! Estoy segura de que todas las mujeres se ven divinas en tacones, exceptuando a las muy jovencitas, que no deberían utilizarlos, así como las mujeres excesivamente altas.

Es el caso de la primera dama de Francia, Carla Bruni: se ve espectacular con zapatos planos o de tacón muy bajito. Ella mide algo más de 1.80, es delgada y tiene piernas largas. ¡Sin contar con que su esposo es más bajito y por protocolo debe usarlos! Si usted sufre de algún problema físico que le impide usar tacones, puede llevar unas bonitas bailarinas o zapatos planos, que acompañados de determinadas prendas se ven tan elegantes como los puntilla. Un par de zapatos finos logran que una pinta de poco presupuesto no lo parezca.

Los zapatos básicos

• De tacón. Se ven sexys y elegantes con un pantalón de bota recta, con jean o con falda arriba de la rodilla. El negro es el básico.

• Un par de stilettos para coctel. ¡Los dorados y plateados me fascinan!

• Un par de color nude (piel), destapados y de tacón alto. Van con todo.

• Sandalias de tacón alto y otro par de sandalias planas, especialmente en climas cálidos. El tacón de las sandalias estiliza la figura y como dejan ver más piel, los dedos se convierten en una extensión de las piernas, dando la ilusión de que no tienen fin. Me encantan las sandalias con brillo.

• Bailarinas o zapatos planos. Son un poco más exigentes (no los recomiendo a mujeres con piernas cortas y gruesas), pero hay que tenerlos. Procure comprar de varios colores y mejor si son de cuero.

• Un par de botines negros. Considere tener también unos café.

Compra los zapatos siempre en la tarde, cuando ya has caminado. En la mañana sus pies están más descansados y si usted compra los zapatos a esa hora, en la tarde le apretarán. ¡Y te arrepentirás!.

Zapatos con correas al tobillo. Acortan la pierna, la “dividen” en dos y visualmente solo les favorecen a las mujeres con piernas delgadas y largas.

Tacones anchos. Aunque suelen volver en los ciclos de la moda, son muy difíciles de usar. Personalmente me los he puesto en contadas ocasiones, no solo porque pasan de moda rapidísimo, sino porque hacen ver las piernas demasiado gruesas.

Zapatos y botas de colores o con broches, cintas, hebillas, troquelados y moños. No son mi estilo, ya que siempre he sido muy clásica en el gusto por los zapatos. Pero si a usted le gustan, si está segura de que van con la ocasión y, lo más importante, que le quedan bien, lúzcalos. Recuerde: esos diseños pueden recargar el resto del vestuario. Plataformas. Están in y me fascinan. Los diseñadores tienen unos modelos espectaculares para toda ocasión. Plataformas muy altas y gruesas. Son exigentes y para caminar con ellas es necesario tener excelente equilibrio.

Related Posts

Cómo atraer todo lo que deseas

Cuantas más pautas y sabiduría tengamos, mejor podremos navegar por el campo de la realidad material para manifestar la vida de nuestros sueños. Para...